La claridad viene de la acción, no del pensamiento.

Una frase que Marie Forleo (business woman que sigo) utiliza mucho y me ha desbloqueado de grandes momentos de duda.

A veces los sueños son tan grandes que el miedo a fallar nos detiene.

¿Qué hacer en esos casos?

Tomar acción. Pequeños pasos, diminutos tal vez, pero que te lleven a enganchar con ese sueño, esa idea, ese plan. Así podrás ver si de verdad hace click o simplemente estaba mejor en tu mente.

Vivir con un sueño por hacer es doloroso, frustrante e incluso puede ser contraproducente si como yo, ya has perdido la credibilidad de tanto decir que harás algo que al final no sucede.

Toma acción pequeña. Pero muévete.

Inicia sesión, abre ese archivo, haz esa llamada, abre tu libreta en blanco.

Go for it. Now. Está es tu señal.